La Nube Rosa

No vengan

No vengas a probar tus medicinas,
no somos conejillos de Argentina
no vengan a donarnos desperdicios,
no vengas a pedirnos más sacrificios…
no vengan a combatir el narcotráfico
ni tampoco a controlarnos
no vengan a hablar de terrorismo,
no quiero saber más nada de eso, no quiero saber más nada

No engañen a los niños con muñequitos,
a nadie le importa de qué está hecha esa hamburguesa
nos dejamos convertir en comemierda,
asquerosos, revulsivos comemierda…
No me vengan con que sus armas son de paz
y que previenen al mundo del eje del mal
si las fabrican y las venden a su gran clientela
las cargan y las disparan contra cualquiera…!

No vengan con armas a casa
no vengan, no vengan…
No vengan con armas a casa
no vengan, no vengan…
No vengan con armas a casa
no vengan, no vengan…
No vengan con armas a casa,
no vengan, NO SON BIENVENIDOS

Es como una cicatriz accidental en el rostro de la historia humana,
justo en plena apoteosis de un mísero Dios verde avaro
es todo tan cruel, vil y despiadado,
¿pero no se dan cuenta cuánto odio han sembrado?…
¿No se dan cuenta de que existen otras fuerzas?
mucho más poderosas que la guerra,
que todo este dolor es la cosecha
porque es veneno imponerse por la fuerza…
Se cae a pedazos un imperio
una idea de mundo, un viejo sueño
sólo quedan unos bronces remachados
en la tumba de los soldados…
No vengan a querernos ayudar
si después con sus causas me tengo que alinear,
no me cuenten, yo no estoy de su lado,
no quiero ser su amigo, no quiero ser su esclavo

No vengan con armas a casa
no vengan, no vengan…
No vengan con armas a casa
no vengan, no vengan…
No vengan con armas a casa
no vengan, no vengan…
No vengan con armas a casa,
no vengan, NO SON BIENVENIDOS

Porque quedarse callado es complicidad
mirar a otro lado, insensibilidad
no se puede dialogar a punta de pistola
y no se debe negociar AGARRADO DE LAS BOLAS…
No me vengan a enroscar con la seguridad
ni para proteger ni para intimidar,
si no van a estar seguros como para estar despojados
mejor no vengan, no entren, este es un templo sagrado


No quiero que vengan con armas a casa,
que las carga el diablo…
y El ya las cargó…





Volver